¡Visita!

Te invitamos a que visites www.origenesymas.com!


Buscar este blog

martes, 11 de mayo de 2010

Diferencias y similitudes entre Jesús y el anticristo

Contenido

Contenido 2
INTRODUCCIÓN 3
LA IMAGEN DE JESÚS 4
LA FIGURA DEL ANTICRISTO 6
SEMEJANSAS Y DIFERENCIAS ENTRE EL MESIAS Y EL ANTICRISTO 7
Referencias: 9


INTRODUCCIÓN

Seguidamente se pretende elaborar un pequeño panorama entre dos reinos y sus representantes en este mundo; primeramente se exalta el nombre de Jesús, como el representante del poder de Dios para los hombres, y cuya imagen representa la salvación del ser humano; así también a su antónimo cuya figura responde al nombre dado como anticristo, quien representa al reino del mal, y su principal motivo es destruir la imagen de Jesús por diversos medios.
Las diferencias y similitudes entre estos dos representantes se expondrán durante el desarrollo de las temáticas a exponer.


LA IMAGEN DE JESÚS

En esta primera parte del presente escrito; se procede a desposar algunas características de Jesús, para representar el panorama de su obra y ministerio.
El hombre en sus inicios cometió pecado contra Dios, así pues el Santo Padre, ha ofrecido en diferentes momentos de la historia del hombre, medios para tener gracia con Dios, pero todo esto ha sido con el propósito de preparar al hombre para recibir la liberación de su alma por medio de Jesús Cristo y su sacrificio en la cruz.
Así pues, se procede a ampliar las principales características del ministerio de Jesús.

Jesús es sinónimo de Salvador, nombre dado por Dios para ponerlo ante los hombres, en su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en el no se pierda, mas tenga vida eterna. Jesús nace con un glorioso propósito por Dios, su misión, es libertar al hombre espiritualmente del reino del mal.
También Jesús es reconocido como el Profetizado Mesías, cuya obra es libertar al hombre del engaño del diablo.
Jesús vino a este mundo para servir, tomando una posición de siervo de Dios, cuya figura es como servidor del reino de su Padre Celestial, y cuya gloria es para Dios; de tal modo que el siervo se regocija por servir para la obra de su Padre Celestial.
Jesús es emisario de la verdad de Dios para los hombres, su palabra es poderosa, se asemeja a la espada aguda de doble filo, también se puede asemejar al poder de la voluntad de Dios.
Su victoria en la cruz, le engrandece en poder y majestad, por ello su nombre es sobre todo nombre, y es llamado Rey de Reyes y Señor de Señores.
El sacrificio de Jesús en la cruz, es la redención de los hombres para con Dios, su sangre y sufrimiento, nos limpia de todo pecado e inmundicia; en este respecto a Jesús se le denomina Cordero Inmulado, como reconocimiento de su sacrificio por nosotros.
La otra similitud y nombre dado a Jesús, es El León de Judá, como lleno de poder y majestad, su gloria y poder hace alusión a este nombre. Es nombrado León por poder y majestad, y Judá, por tener su raíz en la descendencia de la casa de David; el poder de Jesús es sinónimo de victoria, ya que vino para vencer y ha vencido.
Jesús, es el máximo representante del poder de Dios ante los hombres, la salvación del ser humano es únicamente por medio de Jesús; ya que Jesús vino a este mundo en condición de hombre, padeció en condición de hombre, fue tentado en condición de hombre y al final venció; por tal razón Dios exalto su nombre por sobre todo nombre, el camino, la verdad, y la vida, esta en Jesús, la única forma de que el hombre se salve esta en el.
Debido a su gran Obra, Jesús a redimido al hombre para con el Padre, y abrió el camino para poder alcanzar la gracia de Dios por medio suyo y de su obra.
Jesús, pago por nosotros y por todos los hombres sin acepción, el precio de los pecados con su vida, así que ya por su sacrificio nuestros pecados son perdonados.
Jesús manifiesta el Amor de Dios para con los hombres, ya que su obra y gloria fue inspirada por el Amor de Dios para con el mismo.
El que vive, es porque acepta la obra de Jesús, y su nombre esta en el libro de la vida eterna de Dios, por tanto el que sigue a Cristo, vivo esta.
Jesús fue anunciado por profetas ante de su llegada a este mundo, su misión también fue profetizada, y su victoria también, así como también su segunda venida también esta profetizada.
El que sigue a Jesús, siervo de Dios es, y su nombre esta en el, así como su sello por el Espíritu Santo.
La iglesia del Cordero, es la esposa de Jesús, y compone a todos los que formamos parte de su pueblo escogido y que aceptamos su nombre y nos limpiamos con su sangre.


LA FIGURA DEL ANTICRISTO

En esta sección del presente escrito, se pretende ofrecer el panorama de la figura del anticristo. Cuyo reflejo es del reino del mal.
El anticristo, como su nombre lo indica, es aquel espíritu que se opone al nombre de Jesús y su obra así como también a su reino, y pretende mermar la figura de Jesús.
El reino del anticristo es puesto por el diablo en la tierra, por tanto el anticristo es un servidor del mal.
En los libros de Daniel y Apocalipsis, se ve una característica principal de este espíritu, ya que su boca esta llena de blasfemas contra Dios y su Reino.
El espíritu del anticristo se manifestara en un ser humano, levantado por el mal; cuya autoridad será terrenal, y así mismo su reino.
Tomara el liderazgo del mundo, y engañara a las naciones bajo el engaño de un falso profeta y del dragón.
Unirá a las naciones bajo el engaño del mal, ya que los que no están en Dios le seguirán.
Los falsos profetas que se han levantado y se levantaran, han señalado su reino como digno y aceptable para el mundo.
En su surgimiento, el anticristo, será herido de muerte, se sanara o recuperara, y debido a esto su imagen será adorada, propiciado por un falso profeta.
Los que no estén en el libro de la vida de Dios, serán engañados y seguirán su reino.
Su nombre será la marca de la bestia, y quien lo portara le sirve a el y al mal.
La gran ramera, le otorgara su autoridad, pero este la destruirá.



SEMEJANSAS Y DIFERENCIAS ENTRE EL MESIAS Y EL ANTICRISTO

Semejanzas:

La condición de humano:
Las dos figuras tienen una condición humana, ante los hombres; la diferencia esta en que Jesús es el vencedor por parte del Reino de Dios, y el anticristo es el enviado por el mal para mover al mundo contra el Mesías.
Poder y autoridad:
Los dos tienen poder y autoridad; la diferencia esta, en que Jesús tiene autoridad sobre todo nombre, el anticristo, solamente tiene autoridad terrenal.
Presencia de seguidores:
Los dos tienen sus seguidores; claramente, los que estén en el libro de la vida, serán aquellos que siguen a Cristo, los que no estén en el libro de la vida siguen al mal.
Profecía:
Las profecías han mencionado a ambos, así como también profetas los han señalados; Jesús ha sido profetizado como el libertador de los hombres del gran mentiroso; el anticristo ha sido profetizado como el usurpador y bestia que liderara las naciones contra Dios y su Reino; existirán profetas falsos que profetizarán y harán señales para que el nombre de la bestia sea adorado y exaltado.
Adoración:
Los dos serán adorados por el hombre; Jesús, es digno de Honra, Gloria y Alabanza, ya que es Rey de Reyes y Señor de Señores y que le aceptamos como único salvador; el anticristo, será adorado por los hombres que le aceptaron como dios por causa del falso profeta.
Las marcas:
Dios sella a sus elegidos con su sello; la bestia manda a marcar con su nombre y su marca


Diferencias:

Sus reinos:
Jesús representa al reino del bien, en cuanto el anticristo representa al reino del mal.
Dominio:
Jesús tiene el dominio y poder sobre la vida, y todo aquel que vive es porque le recibió; el anticristo, tiene un dominio terrenal, viene a reinar sobre aquellos que no aceptaron el nombre de Jesús.
La imagen de la mujer como pueblo:
La iglesia como esposa del Cordero que somos el pueblo de Dios, y es llevado a la vida eterna; la gran ramera, como pueblo pagano que es utilizada para el reino del anticristo y llevada a la perdición.


Referencias:


APA 1: 12Me volví para ver la voz que hablaba conmigo. Y vuelto, ví siete candelabros de oro, 13y en medio de los siete candelabros a uno semejante al Hijo del hombre/ vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y tenía el pecho ceñido con un cinto de oro. 14Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana,6 como nieve; sus ojos, como llama de fuego. 15Sus pies eran semejantes al bronce pulido, refulgente como en un horno, y su voz como el estruendo de muchas aguasA 16En su diestra tenía siete estrellas/ de su boca salía una espada aguda de dos filos' y su rostro era como el sol cuando resplandece con toda su fuerza.

ss 1.13-15 Cf. la visión de Dn 10.5-6.
'' 1.16 Espada aguda de dos filos: Cf. Ap 19.15; cf. también Is 49.2; Heb 4.12.
ee 1.14 Sus cabellos eran blancos como blanca lana: Cf. Dn 7.9.
dd 1.13 Semejante al Hijo del hombre: Ap 14.14; cf. Dn 7.13. Véase Hijo del hombre en la Concordancia temática.

APO 1: 17Cuando lo vi, caí a sus pies como muerto. Y él puso su diestra sobre mí/ diciéndome: «No temas. Yo soy el primero y el último,* 18el que vive. Estuve muerto, pero vivo por los siglos de los siglos, amén/ Y tengo las llaves™ de la muerte y del Hades." 19Escribe, pues, las cosas que has visto, las que son y las que han de ser después de estas. 20Respecto al misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candelabros de oro: las siete estrellas son los ángeles" de las siete iglesias, y los siete candelabros que has visto son las siete iglesias.

APO 5: 1 Vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos." 2Y vi un ángel poderoso que pregonaba a gran voz: «¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?». 3Pero ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni siquiera mirarlo. 4Y lloraba yo mucho, porque no se hallaba a nadie que fuera digno de abrir el libro, ni siquiera de mirarlo. 5Entonces uno de los ancianos me dijo: «No llores, porque el León de la tribu de Judá,é la raíz de David,c ha vencido^ para abrir el libro y desatar sus siete sellos».6
6Miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes y en medio de los ancianos estaba en pie un Cordero^ como inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos,g los cuales son los siete espíritus'' de Dios enviados por toda la tierra. 7É1 vino y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono. 8Cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Todos tenían arpas y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos/9Y cantaban un cántico nuevo «Digno eres de tomar el libro

b b 5.5 El León de la tribu de Judá: imagen tomada de Gn 49.9-10, pasaje tradicionalmente entendido como alusión al Mesías. En la literatura judaica de la época, el león aparece como figura del Mesías, vencedor del mal.
ff 5.6 Cordero: Cf. Is 53.7,10-12, y véase Jn 1.29 n. En el Apocalipsis no es raro que se combinen diversos símbolos, incluso algunos opuestos entre sí (león-cordero). El Cordero sacrificado permanece en pie como símbolo del Cristo que ha salido victorioso mediante su sufrimiento y su muerte. Cf. Le 24.26; Hch 8.32-35; 1 P 1.18-19.
gg 5.6 El cuerno es símbolo frecuente de fuerza y de poder (Dn 7.7-8.20-24; Ap 17.3, 7). Los siete cuernos representan la plenitud del poder de Cristo, el Cordero (cf. Mt 28.18; 1 Co 1.24). Respecto a la imagen de los siete ojos, cf. Zac 4.10.
APO 6: entonces vi que el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir con una voz como de trueno: «¡Ven!».
2Miré, y vi un caballo blanco.c El que lo montaba tenía un arco y le fue dada una corona, y salió venciendo y para vencer.

APO 13: ^e paréa sobre la arena del mar* y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos: en sus cuernos tenía diez diademas, y sobre sus cabezas, nombres de blasfemia^ 2La bestia que vi era semejante a un leopardo/ sus pies eran como de oso y su boca como boca de león. El dragón le dio su poder, su trono y gran autoridad.6 3Vi una de sus cabezas como herida de muerte/ pero su herida mortal fue sanada. Toda la tierra se maravilló en pos de la bestia, 4y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: «¿Quién como la bestia y quién podrá luchar contra ella?»
5También se le dio boca que hablaba arrogancias y blasfemias, y se le dio autoridad para actuar por cuarenta y dos meses.g 6Y abrió su boca para blasfemar contra Dios/ para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo y de los que habitan en el cielo. 7Se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos/ También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación/ 8La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida* del Cordero que fue inmolado/9Si alguno tiene oído, oiga: 10 «Si alguno lleva en cautividad, a cautividad irá.
Si alguno mata a espada,
a espada será muerto».™ Aquí está" la perseverancia y la fe de los santos.
1 después vi otra bestia que subía de la tierra. Tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón. 12Ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y sus habitantes adoren a la primera bestia," cuya herida mortal fue sanada.013También hace grandes señales, de tal manera que incluso hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. 14Engaña a los habitantes de la tierra^ con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, diciendo a los habitantes de la tierra que le hagan una imagen a la bestia que fue herida de espada y revivió. 15Se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablara e hiciera matar a todo el que no la adorara. 16Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente,q 17y que ninguno pudiera comprar ni vender, sino el que tuviera la marca o el nombre de la bestia o el número de su nombre.


dd 13.1-2 Cf. Ap 11.7; 17.3,7-12. La bestia que sale del mar reúne las características de las cuatro bestias de Dn 7.1-8. Se muestra como una imitación grotesca del Cordero (véase 13.3 n.), en probable representación del Anticristo. Los primeros lectores del libro podían ver en esta bestia un símbolo del imperio romano, con su culto al emperador como a un dios y con la persecución contra los cristianos. Este monstruo puede simbolizar también a cualquier potencia humana que se levante contra Dios.
•^13.3 Como herida de muerte: La misma expresión griega se aplica al Cordero en Ap 5.6; aquí la bestia aparece como una grotesca caricatura de aquel.
JJ 13.7 Sobre toda... nación: Cf. Ap 5.9; otro aspecto de la grotesca imitación del Cordero. Véase 13.1-2 n.
00 13.12 Herida mortal: Véase 13.3 n.
qq 13.16 Una marca: imitación burlesca (véase 13.1-2 n.) del sello de Dios en ¡afrente de los suyos (Ap 7.2-3; 14.1).


18Aquí hay'" sabiduría. El que tiene entendimiento cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.5

APO 17: 1^ino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas y habló conmigo, diciendo: «Ven acá y te mostraré la sentencia contra la gran ramera,* la que está sentada sobre muchas aguas.c2Con ella han fornicado los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación».'3'
3Me llevó en el Espíritu6 al desierto/y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, adornada de oro, piedras preciosas y perlas,g y tenía en la mano un cáliz de oro'' lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación. 5En su frente tenía un nombre escrito, un misterio: «Babilonia' la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra».
6Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos y de la sangre de los mártires de Jesús/
Cuando la vi quedé asombrado con gran asombro.
7E1 ángel me dijo: «¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer y de la bestia que la lleva, la cual tiene siete cabezas y diez cuernos. 8La bestia que has visto era y no es, y está para subir del abismo* e ir a perdición. Los habitantes de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida' desde la fundación del mundo, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.™
9»Esto, para la mente que tenga sabiduría:" Las siete cabezas son siete montes" sobre los cuales se sienta la mujer,010y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es y el otro aún no ha venido, y cuando venga deberá durar breve tiempo. nLa bestia que era y no es, es también el octavo, y es uno de los siete y va a la perdición/ 12Los diez cuernos que has visto son diez reyes* que aún no han recibido reino; pero recibirán autoridad como reyes por una hora, juntamente con la bestia. 13Estos tienen un mismo propósito: entregarán su poder y autoridad a la bestia. 14Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá/ porque es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados, elegidos y fieles».5
15También me dijo: «Las aguas que has visto, donde se sienta la ramera, son pueblos,
muchedumbres, naciones y lenguas/ 16Y los diez cuernos que viste, y la bestia, aborrecerán a la ramera, la dejarán desolada y desnuda, devorarán sus carnes y la quemarán con fuego." 17Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo y dar su reino a la bestia hasta que se hayan cumplido las palabras de Dios. 18Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra».v

ff\1.3 La bestia, la misma de Ap 13.1, con sus siete cabezas y diez cuernos, parece simbolizar al imperio romano y su religión pagana; la mujer, a la ciudad de Roma. Los nombres de blasfemia pueden ser los títulos divinos dados a los emperadores romanos. Aparece aquí un contraste simétrico: la bestia es una imitación diabólica del Cordero (véase Ap 13.1-2 n.), y la ramera, que corresponde a la ciudad pagana, es a su vez una imitación grotesca de la esposa del Cordero (véase Ap 19.7-8 n.).

APO 19: 11 entonces vi el cielo abierto," y había un caballo blanco. El que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero," y con justicia juzga0 y pelea. 12Sus ojos eran como llama de fuego/ en su cabeza tenía muchas diademas y tenía escrito un nombre que ninguno conocía sino él mismo. 13Estaba vestido de una ropa teñida en sangre* y su nombre es: La Palabra de Dios/ 14Los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, lo seguían en caballos blancos. 15De su boca sale una espada aguda5 para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro/ Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso." 16En su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores/

nn 19.11 Fiel y Verdadero: atributos de Jesucristo (Ap 3.14; cf. Jn 1.17). Véase también 3.14 nota q.

Este lenguaje corresponde al género literario llamado «apocalíptico» (véase Introducción a Daniel). Los profetas del AT, como Isaías (caps. 24-27), Joel (cap. 2), Ezequiel (caps. 1 y 40-48) y, sobre todo, Daniel (caps. 7-12) y Zacarías (caps. 1-6) utilizaron ese género literario, el cual alcanzó su mayor divulgación en los medios judíos a partir del s. II a.C.

Jesucristo, Jesús Todo el NT habla de Jesucristo. Aquí se reúnen los principales acontecimientos narrados en los evangelios.
(a) Antepasados Mt 1.1-17; Le 3.23-38.
(b) Concepción, nacimiento y niñez Mt 1.18-2.23; Le 1.26-2.52.
(c) Bautismo y tentaciones Mt 3.1-4.11; Me 1.9-13; Le 3.21-4.13.
(d) Actividad en Galilea y regiones vecinas Mt 4.12-18.35; Me 1.14-9.50; Le 4.14-9.50; Jn 2.1-12; 4.43-54; 6.1-7.9.
(e) Actividad en Jerusalén (según Jn) Jn 2.13-3.21; 5.1-47; 7.10-10.39.
(f) Actividad en Samaría (según Jn) Jn 4.1-42.
(g) Viaje a Jerusalén Mt 19.1-20.34; Me 10.1-52; Le 9.51-19.27.
(h) Última actividad en Jerusalén Mt 21.1-26.16; Me 11.1-14.11; Le 19.28-22.6; Jn
12.12-50. (i) Última cena, pasión y muerte Mt 26.17-27.66; Me 14.12-15.47; Le 22.7-23.56a; Jn
13-19. (j) Resurrección y apariciones Mt 28; Me 16; Le 24.1-49; Jn 20-21; Hch 1.2b-8; 1 Co
15.4-7. (k) Ascensión Le 24.50-53; Hch 1.9-11. Véanse también Introducción al NT, y las palabras Milagros; Muerte; Parábolas; Reino de Dios ; Resurrección; Sermones. Y véanse, además, los siguientes títulos dados a Jesús: Cristo; Hijo de David; Hijo de Dios; Hijo del hombre; Maestro; Mesías; Profeta; Salvador; Siervo del Señor; Sumo sacerdote.



Mesías Palabra de origen hebreo, que significa «ungido», «consagrado», lo mismo que su equivalente griego, Cristo. [AT] En el AT se aplica a:
- los sacerdotes Ex 28.41; Lv 4.3.
-los reyes 1 S2.10; 10.1; 16.3; Sal 2.2*; 110; Is 45.1*; Dn 9.25. Véase Introducción a Salmos.
- el siervo del Señor Is 61.1*.
- los patriarcas Sal 105.15.
[NT] En el NT, todos los libros (exceptuado 3 Jn) usan este título, por lo general en su forma griega, para referirse a Jesús, como la persona por medio de la cual Dios, cumpliendo sus promesas hechas al pueblo de Israel, lleva a cabo su acción salvadora. Aquí se indican algunos aspectos especiales:
(a) Prometido por Dios Le 1.68-75; 2.26; Hch 18.28; Ro 1.2-4.
(b) Anuncio de su concepción y nacimiento Mt 1.20-21; Le 1.3 0-3 8; 2.10-11.
(c) Reconocido por sus discípulos Mt 16.16; Jn 1.41; 4.29; 6.69; 11.27.
(d) Proclamado a toda la humanidad Hch 2.36; 5.42; 9.22; 1 Co 1.23.
(e) Confesado por los cristianos 1 Jn 2.22-23; 5.1.
Véanse también Cristo; Jesucristo e Introducción al NT. Muchas palabras de este Concordancia temático hacen referencia a Cristo.


Anticristo Alguien que se opone a Cristo o que pretende ocupar su lugar 1 Jn 2.18*; 2 Jn 7; Ap 13.1-2*.

Blasfemia
[NT] (a) Ofensa a Dios Mt 9.3*; 26.65; Jn 10.33, 36; Ap 13.5-6. (b) Contra el Espíritu Santo Me 3.29, 30*.

Maestro
[AT] (a) En general Sal 119.99; Pr 5.13; Is 30.20.
(b) Maestro de coro Sal 4*. [NT] (a) Referido a Jesús Mt 8.19; 22.16, 24, 36; 23.8; Me 4.38; 10.17; Jn3.2; 13.13-14.
(b) Maestros judíos de la Ley Mt 5.20; 7.29; 23.2-36; Me 15.1; Jn 3.10; Hch4.5; 23.9. Véase Introducción al NT.
(c) Maestros de la iglesia Hch 13.1; 1 Co 12.28-29; Ef 4.11; 2 Ti 1.11; Stg 3.1.
(d) Falsos maestros 2 Ti 4.3; 2 P 2.1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario